25/10/14

El Infierno Verde 2014 la cronica...

Un año más, una ruta más, un infierno verde más…  todo era igual a otros años pero este era especial ya que sería la última ruta con Abrojos C.C. antes de irme y había que saborear cada pedalada, cada rato y cada esfuerzo.   

El día apuntaba fenomenal, cielo despejado y las previsiones daban temperaturas agradables así que  como era habitual nos reunimos en Salas Bajas para cargar las bicicletas y poner rumbo a Vilvestre donde comenzaría este rutón. Para quien no lo sepa “El infierno verde” es una ruta de unos
38 km por Los Arribes de Salamanca con 1.200 metros de desnivel y con rampas en algunos tramos que supera el 20%, por lo tanto, es recomendable estar en buena forma.
Llegamos a Vilvestre, cafetito de rigor y nos dirigimos al punto de salida: un molino restaurado en el fondo del valle. Nos preparamos, fotos y comenzamos la subida. Una salida un tanto brusca pero que nos pone a cada uno en su sitio y nos prepara para lo que nos queda por delante. La subida cuenta con unos 3 km ininterrumpidos de rampas constantes en las que es prioritario tomárselo con calma. Llegamos a Vilvestre de nuevo y tomamos una
calleja técnica con subidas y bajadas muy divertidas llenas de piedras resbaladizas en las que la habilidad del biker es fundamental. Este tramo daña mucho a la mecánica de las bicicletas y comienzan las primeras averías aunque se solventaron finalmente sin problemas.
Después de unos cuantos kilómetros entre callejas y un tramo nuevo que fue un acierto total llegamos a Saucelle. Allí hacemos la primera parada técnica, unos geles, agua, barritas, etc. y comenzamos el que es para mí el tramo más bonito de la ruta: un sendero encajonado en un risco en la que no puedes ni un segundo dejar de estar atento pero en el que Los Arribes se muestran en todo su esplendor, mirar abajo es

puro placer y poder contemplar estos paisajes que nos muestra la naturaleza es un lujo digno de ver.
Una vez superado este tramo bajamos y bajamos y bajamos pero tanto bajar tiene su sentido… luego hay que subir… y ¡qué subida! Nos encontramos en una pista en la que no paramos de ascender y nos topamos ante la primera rampa de la ruta de más del 20% en la que muy pocos la suben montados por lo que da una idea al lector de lo complicado del asunto y es que como he dicho una buena preparación física es casi primordial para hacer esta ruta.
Una vez arriba nos reunimos todo el grupo, entre risas y caras de sufrimiento comentamos la subida pero al final con la satisfacción de que una vez más la hemos superado cada uno en sus posibilidades. A partir de aquí otro tramo técnico, subidas campo a través, senderos casi imperceptibles… todo un lujo para aquel que
quiera disfrutar del campo y quiera estar en contacto con la naturaleza, solo tú, tu bici y ponerte a prueba es el requisito.
Bajada rápida por la carretera y segunda parada en un mirador para coger fuerzas pues lo que nos quedaba era si cabe, más duro que todo lo anterior.
Comenzamos con una subida y otra rampa de más del 20% que de nuevo nos pone a prueba y posteriormente un terreno que pica para arriba siempre para llegar prácticamente a Saucelle de nuevo. A partir de aquí el terreno es más favorable, una larga bajada aunque con algunos tramos peligrosos nos conducen casi al pie del rio, de nuevo en el fondo de la garganta y de nuevo se muestra ante nosotros un conjunto paisajístico sublime.

Ya solo quedaban a penas  4 o 5 km, pero los más “pestosos” por carretera con un sube y baja continuo que si ya vas madurito te puede dejar KO hasta que ante tus ojos se muestra el molino, lugar donde comenzamos y eso significa que la ruta ha tocado a su fin.
Ahora quedaba lo mejor de la ruta, un señor cocido en Vilvestre que iba a ser nuestro recuperador de fuerzas, unas charlas amenas y risas y más risas con los compañeros de ruta.
Desde esta privilegiada tribuna quería agradecer a los Vitikletas que cada vez que nos acercamos a Los Arribes nos acompañan gustosamente y por supuesto como última ruta que voy a poder hacer durante (esperemos) un largo tiempo me gustaría agradecer a todos y cada uno de los Abrojos  que me animaron y me dieron su apoyo en esta nueva
aventura que me espera porque ya no son solo compañeros de ruta son AMIGOS. Desde aquel 7 de enero de 2012 cuando comencé a pedalear con ellos y hasta el día de hoy, he conocido a excelentes personas, todos ellos con la bicicleta como denominador común y de la que me siento orgullosísimo de pertenecer a este grupo. Que sepáis que allá donde esté, siempre habrá un Abrojo dispuesto a compartir unas pedaladas.   Berto


Fotos del infierno I from abrojoss on Vimeo.

el infierno verde II from
el infierno verde III from abrojoss on Vimeo.
"http://vimeo.com/user4774822">abrojoss on Vimeo.


el infierno verde III from abrojoss on Vimeo.

 
el infierno verde IV from abrojoss on Vimeo.

El Cocido..... from abrojoss on Vimeo.
Publicar un comentario