13/12/12

Sierra de Gata con el club Btt Xalimas


Hace un par de semanas nuestro amigo Manchado nos sugirió participar en una ruta en la Sierra de Gata que los Xálima habían organizado para el pasado 9 de diciembre. Allí nos juntaríamos con otros bikers para rodar todos juntos por aquella zona que para muchos de nosotros era desconocida.
 Ni cortos ni perezosos un grupo de Abrojos nos desplazamos hasta el lugar indicado que en este caso era Villasbuenas de Gata, aproximadamente a un par de horas en coche. Habíamos quedado a las 7 AM en Salas Bajas y llegamos a nuestro destino aproximadamente a las 9. Después un cafetito de rigor y de poner a punto nuestras bicicletas nos ponemos en marcha.



La primera parte rodamos por una dehesa muy fácil, camino ancho y todo muy llanito, nos las prometíamos muy felices ya que aún no sabíamos lo que nos esperaba. Lo cierto es que personalmente tenía la sensación que las rutas de los Btt Xálima solían ser duras pero hasta los primeros 7 u 8 km iniciales no me lo parecían aunque a poco que mirara a mi alrededor solo veía montañas y me imaginaba que alguna íbamos a subir. Después de ese tramo de dehesa y tras pasar por una calleja que ya nos iba a adelantar cuál iba a ser la tónica de la ruta llegamos a un paraje conocido en la zona como “Los Pajares”. Fotos de rigor y nos ponemos de nuevo en camino.

A partir de este punto empieza lo bueno, empezamos con una subida que tendría aproximadamente un par de kilómetros y poco a poco nos adentramos en bosque, una vez llegados a lo alto empieza un camino que realmente gustó y mucho. Apenas se distinguía el sendero, íbamos sorteando árboles y a veces el camino nos sorprendía con tramos de piedras y tramos de callejas. Lo cierto que todo un acierto este camino y en contacto directo con la naturaleza.

Una vez terminado este tramo nos vamos reuniendo poco a poco todos los bikers en una carretera y en esto que pasó un coche que casualmente estaba haciendo un reportaje sobre turismo en la provincia de Cáceres para la diputación de dicha provincia y lo cierto es que vieron la oportunidad de filmarnos y estuvieron tomando algunas tomas en lo que bajaban los restantes bikers que quedaban.




Pasada la anécdota y de las pertinentes risas continuamos nuestro descenso por otra calleja hasta que comenzamos a subir de nuevo. Esta vez la subida era un muro prácticamente de unos apenas 50 m. En mi caso tuve que echar pie a tierra y subir andando aunque lo cierto es que las vistas desde ese punto eran inmejorables y merecía la pena subir. Asombrados estábamos todos por el espectáculo visual tan magnífico que teníamos a nuestros pies, además de que el día acompañaba y eso ayudaba mucho.
 
Después de parar y comer algo y llegar a Santibañez el Alto comenzamos la bajada... y ¡qué bajada! Se trataba de una calleja muy técnica. Era un camino de piedras y adoquines que además con el musgo que tenían algunas y que para rematar estaban mojadas no facilitaba mucho el avanzar con la bici. En alguna curva personalmente yo no lo vi muy claro y eché pie a tierra. Aparte que de tanto frenar y maniobrar ya me dolían incluso los brazos y las piernas y estaba deseando llegar abajo. A pesar de todo ello también fue un tramo que gustó mucho y se disfrutó.

Posteriormente tras avanzar varios km entre caminos más o menos anchos y fáciles de circular llegamos a un punto que no deja de subir y subir. Aquí cada uno comenzó a coger su ritmo de subida y se partió el grupo. No sé decir exactamente cuántos km fueron de subida pero creo que aproximadamente 4 o 5. La verdad que no tenía una pendiente muy alta pero sí que era todo el rato muy constante y ya los km en las piernas empezaros a pesar y a cobrar su peaje.

Una vez arriba llegamos a una especie de caserío abandonado donde íbamos parando para descansar y reponer fuerzas para la última parte de la ruta. La verdad que aparentemente ya estaba casi todo lo peor hecho pero ni mucho menos. Aún quedaba una sorpresa más. Un sendero muy estrecho con piedras, zarzas, bancales, etc. muy técnico pero a la vez muy bonito, eso sí duro como él solo y eso que “sólo” eran 3 km. He de decir que muchos de los tramos los hice a pie ya que me parecía imposible que por ahí se pudiera pasar con la bici montado.

A partir de aquí ya empezó los despistes, el grupo estaba prácticamente roto, cada uno iba por donde más o menos creía que era la ruta. Yo iba con Jose Carlos y llegamos a un cruce en el cual justo estaban los que iban a la cabeza junto con Manchado. En ese punto se iba a bifurcar la ruta y los que venían por atrás ya atajarían hasta Villasbuenas. Nosotros en cambio seguimos por un sendero por así decirlo... ya que las hojas caídas impedían ver el camino, prácticamente íbamos campo a través bajando por la falda de la montaña sorteando de nuevo piedras y árboles. Una vez pasado este tramo que también fue precioso pero que a la vez peligroso ya que personalmente presencié una caída que tuvo muy mala pinta aunque afortunadamente sin consecuencias nos volvimos a reunir todos los que quedábamos. No creo que fuéramos más de 15 entre los que estábamos Jose Carlos, Jesús Bizarricas, Gavilán, otro chico de Helmantibike y yo aparte de los Xálima que quedaban también como Manchado o Alberto.
 
Lo cierto es que era tarde ya y Manchado tomó la decisión de acortar la ruta unos 5 km, asi que lo que nos quedaba ya era prácticamente cuesta abajo hasta Villasbuenas que, cuando quisimos llegar a nuestro destino final, eran cerca de las 3 de la tarde.

La verdad que todos los presentes quedamos muy contentos con la ruta y a pesar de estar lejos mereció la pena desplazarse hasta allí. Sin duda que muchos de nosotros repetiremos.
Dar las gracias desde aquí al Club Btt Xalima por la organización de la ruta y por su paciencia y a todos los demás bikers que acudimos a la ruta por el buen rollo y lo agradable de la compañía.
Berto




En la Sierra DE GATA con bttxalimas from abrojoss on Vimeo.


Publicar un comentario