14/11/12

El Juego de los vertices, la cronica





Equipo Azul.

    Empezamos el día tal y como se nos había citado, a las 9:00h en el Parque Wisburg juntándonos todos los Abrojos dispuestos a pasar y experimentar una mañana de pedales diferente. Enseguida nos fuimos agrupando por equipos para ir teniendo las primeras impresiones y conociendo a alguna gente nueva, como es el caso de José Antonio que se estrenaba casi oficialmente con este juego. El Equipo Azul ya estábamos al completo, Lucas, Juanmi, Paco, José Carlos, José Antonio, Miguel Ribeiro y Juan Carlos. Algunos venían desde el otro lado del rio, o sea que ya venían calentando, y empezamos bien teniendo el primer pinchazo allí mismo por parte de Juan Carlos, pero mejor pinchar allí que no en ruta.
     Después de las primeras risas y las comprobaciones por parte de los organizadores, se procedió al sorteo del vértice inicial. Se empezó a hacer el silencio por todos los asistentes en lo que comprobábamos la suerte, y en un principio, pensamos que Lucas se había cubierto de gloria sacando el vértice de los Manzanos, que es el más alejado, pero no, nos había tocado el de Contraviesas, en el pueblo de Aldeaseca.
    Total, que después de organizarnos, salimos del parque por la carretera de Valladolid para enlazar con el camino trasero de las Bizarrícas,  y al llegar a la rotonda de del Prado Panaderos, decidimos ir por la antigua carretera de Zamora hasta Castellanos de Villiquéra.
    Por el camino íbamos comentando y haciendo ya unas risas, por lo mejor es cuando alguien dijo al llegar a Castellanos  - ¿Dónde tomamos el café, en este bar o en el siguiente?  - Ya se denotaba la predisposición del Equipo Azul. Total, que como no hubo votos en contra, paramos en el segundo y nos metimos el “cafelito” de rigor, calentito y hasta acompañado de pincho. Empezamos a analizar en serio la ruta y comparar trazados. Optamos por seguir la ruta que propuso José Antonio y nos preparamos para empezar. A la salida del bar, algunos tuvieron que reducir la capacidad pulmonar con el cigarrito de rigor después del café.
    Nos dirigimos al primer vértice, Contraviesas, y tiramos las primeras fotos. José Carlos era el encargado de la cámara y al meterse por las tierras se empezó a embarrar... esta fue la primera señal que le daba el destino... Arrancamos GPS’s e iniciamos ruta. Todo controlado, pocos barros y buen ritmo con viento de cara. Antes de llegar a la carretera Zamora nos cruzamos con el Equipo Rojo... esto es lo que tiene el tomar café. Continuamos y llegamos al momento de cruzar la autovía, cosa que hacemos a través de un tubo de evacuación de aguas residuales para evitar un buen tramo de carretera. Ese tubo tenía un tramos de 3m de largo con unos 50 o 60cm de agua. José Antonio pasó con la bici, pero estaba difícil, Paco, Miguel, y Lucas lo pasaron haciendo “el Tarzán” colgándose del enrrejado superior. Y le tocó el turno a José Carlos... La arrancada fue buena, con progresión, enlazando movimientos, pero no!! La gravedad también había desayunado fuerte esa mañana, y le ganó la partida. Cayó bastante decente, casi de pie, pero la gravedad volvió a tirar de él hasta dejarlo a 180 grados. Y aquello se removió, y empezó un tsunami de aguas sucias que olian “que pa’que”... Juan Carlos que estaba agachado haciendo fotos casi se cala también, y menos mal que le pidió la cámara a José Carlos antes de su azaña, que si no, ahora no habría ni fotos ni cámara. Y aquí acabo la ruta para él, ya que se arriesgaba a cogerse un buen gripazo. Visto esto, Juanmi y Juan Carlos dan la vuelta y suben hasta el siguiente tubo. Nos reagrupamos y continuamos ruta ya sin José Carlos. Pasando Valdunciel nos encontramos con Vivi, Faby y Jesús. Cambiamos impresiones y continuamos hacia los Manzanos. Foto de rigor y continuamos hacia el Torpedero. Enseguida nos cruzamos con el Equipo Rojo. Seguimos bien, a buen ritmo y después de haber pasado Carbajosa de la Armuña y ya cerca del Torpedero, vemos al Equipo Naranja a lo lejos. Nos parece que van muy lentos y bajados de las bicis. No sabíamos si optar por tirar por donde iban ellos, pero al ver que echaban las bicis al hombro y por encima de la cabeza, decidimos hacer la ruta fijada. Pero esto no nos iba a librar de los 800m de barro que nos quedaban para subir hasta el Torpedero.
Nos tocó subir porque fuimos el único equipo que hicimos la ruta en el sentido de las agujas del reloj. ¡¡Vaya empacho de barro!! Llevábamos en la suela de las zapatillas 4cm de barro y paja que parecía adobe. No andabas ni cinco metros y las ruedas se atascaban con la amortiguación, los cambios ni se distinguían, te echabas la bici al hombro y pesaba el doble... Bueno, que para hacer un kilometro invertimos casi una hora. Llegamos al Torpedero y coincidimos otra vez con el equipo Rojo, fotos continuamos, ahora ya bajando un poco, y aprovechamos cada charco para liberar a la bici del barro.  ¡¡Nunca nos había gustado tanto pasar por lo charcos!! Cuando se arregla el camino volvemos a coger ritmo y llegamos a Castellanos de Moriscos, seguimos camino y enseguida llegamos al Viso, que era nuestro vértice final. Paramos GPS e iniciamos la vuelta al parque Wisburg por carretera hasta Villares de la Reina. Paramos en la gasolinera para lavar las bicis y nos tiramos un buen rato. Salimos hasta el Polígono de los Villares y llegamos al destino.
    Allí nos estaban todos esperando, ya que éramos los últimos, y tomando las cervecitas de rigor. Nos unimos a la fiesta y nos pasamos unas risas comentando la mañana. También entregamos los tracks y la fotos a la organización.  
    En resumen, una buena mañana de pedales y buena compañía. El juego nos ha gustado a todos mucho y esperamos que se haga otra edición más elaborada y en tierras desconocidas.

Juan Carlos






Roja




 EQUIPO ROJO
La Armuña y su Torpedero… un terreno muy mollar
                Sin duda, este I Juego de orientación nos dejará el grato recuerdo de una mañana fresca y soleada, en compañía de los amigos BTT Jesús Bizarricas (Caballero abrojo, gran conocedor del terreno, GPS oficial), Rubén Manchado (Abrojo de Oro, GPS secundario), Alberto, Miguel, Fernando Villamayor y Jesús García; ¡vamos que un equipazo! Igualmente quedará grabada en nuestra memoria el nombre del Torpedero, el primer vértice que en suertes nos correspondió.
                Hasta allí todo fue rodar por la carretera antigua de Valladolid, pasando por el polígono industrial y el pueblo de Castellanos de Moriscos. Un poco más adelante, antes de llegar a Pedrosillo tomamos un camino de tierra, donde nos encontramos con los primeros charcos. Pero antes de llegar hasta el vértice del “Torpedero”, situado en una pequeña elevación del terreno, ya empezamos a notar los efectos del barro en nuestras bicis y en las zapatillas, pues es el único vértice que está ligeramente separado del camino. Foto de rigor y en marcha… pero el barro de la Armuña se nos comenzó a pegar a las cubiertas. Pie a tierra y comenzamos a arrastrar un par de kilos en cada pie. Además, los intentos por limpiar las bicis nos añadieron pajas en el barro, total que el adobe comenzó a hacer su efecto y las ruedas ya ni giraban. Total, unos 40 minutos para recorrer un kilómetro escaso. El camino mejoró después, no sin antes quitar el barro con palos, a mano, con ayuda del agua de los charcos… Así llegamos hasta cruzar la carretera de Fuentesaúco y poco después… ohhh, una charca!!! Allí que metimos las bicis para una limpieza definitiva.
                Como decía el amigo Rubén, hemos luchado con la bici, en otras ocasiones, contra el frío que agarrota los dedos, contra el viento de cara, con averías mecánicas, con la lluvia, con vereas estrechas… pero nunca con tanto barro como en el Torpeero.
                Una vez superada esta primera etapa, todo ha sido más fácil, pasamos por Carbajosa de la Armuña, con el objetivo puesto en el segundo vértice de Manzanos, no sin antes contemplar una escena de caza preciosa: cuatro galgos persiguiendo una liebre, que pasó junto a nosotros por el camino, y a quien seguimos con la vista hasta donde dejó de verse. Llegando a este segundo vértice nos cruzamos con el equipo de Juanmi y compañía. Foto de rigor y a seguir dando pedales, que por estos terrenos ya en un gusto, comparado con el caótico comienzo.
                Ahora nos dirigimos hacia nuestro tercer vértice, que lleva por nombre Contraviesas, pedaleando en sentido antihorario. Además tenemos algo de suerte, pues comienza a levantarse algo de viento del norte, y en algunos tramos nos da de costado o de espalda. Cruzamos la autovía de Zamora, pasamos por el pueblo de Valdunciel y nos encaminamos hasta el tercer vértice. El amigo Fernando se queda rezagado en ocasiones, a su ritmo, pero siempre a tiro de piedra. Cuando llega, nio se baja de la bici, posa para la foto, y seguimos rumbo.
                Ya solo nos queda el último vértice, de El Viso.  Hasta aquí la jornada ha sido muy llana, pero en este último tramo hay sube-bajas continuos, bueno más bien, baja-subes, pues primero se desciende altitud, con repechos de subida, hasta coronar El Viso, donde la panorámica es espléndida, máxime por la satisfacción de haber acabado todos juntos, disfrutando nuevas experiencias, que difícilmente olvidaremos.
                Todo ha sido satisfactorio, sin pinchazos ni averías mecánicas. El día ideal para rodar, con sol y buena temperatura, para no sudar demasiado. De regreso nos acercamos a la gasolinera de La Vellés, donde hay cola de los compañeros del equipo naranja. Primeros comentarios del día y regreso hasta el parque Wüzburg, donde nos reponemos tomando unas cañitas. Quien escribe esta crónica se tuvo que marchar para recoger a mi suegro de 96 años, quien me ve con el pantalón y las zapatillas llenas de barro, le explico y me dice:
¡Uy, la Armuña, pero si es terreno muy mollar…!
Jesus Garcia
verde



Equipo VERDE.

Empezamos el domingo día 11 con una ruta diferente y desconocida para todos, con el fin de divertirnos y pasar muy buenos momentos. El tiempo nos acompañaba, pero el frío no se iba a quitar del cuerpo tan fácilmente.
En principio nos agrupamos todos los abrojos a las 9:00h en Wurzburg, para dar comienzo la salida, los grupos y un sorteo para saber a que vértice tenia que ir primero cada grupo.
El Equipo VERDE esta compuesto por Pepa, Juan, Jose Maria, Iban, Pablo y las correspondientes "burras" . Pero aquí no queda todo, en el sorteo nos toco un papelote que ponía el primer vértice, era tanto secreto que había un silencio en toda la plaza del parque que parecía un velatorio, pero solo por momentos. Nos toco el vértice mas alejado, MANZANOS.
Entonces aquí es cuando entra en acción el equipo, todos con el gps y Jose Maria que había hecho un buen estudio el día antes, venia con un as debajo de la manga. nos dio unas clases magistrales antes de salir a rodar, como guardar watpoints y como hacer la ruta sin perdida. Por lo que después de esto, nos hicimos fotos todos juntos y con los demás equipos.
Nos montamos en las bicis y ya a empezar la ruta. Salimos del parque con mas frió que vergüenza dirección MANZANOS, por la carretera de Valladolid y seguidamente un camino paralelo a la vía del tren. Aquí ya notábamos que los caminos iban a ser de otra manera a la esperada, porque tenían barro, agua..etc. Pasamos Villares de la Reina, y cogemos la carretera hacia la Mata de la Armuña, antes pasando por Monterrubio, la Mata y llegando a Naharros de Valdunciel, que aquí nos desviamos a la izquierda por un camino en el que desde lejos ya se veía el vértice  Tras este camino de varios kms, entrabamos en calor, pero las manos era la parte del cuerpo que de todo el equipo no sabíamos cual era cual jajaj. La vida nos dio el solecito que amaneció y mientras hablábamos de nuestras vidas y comentábamos como hacer la ruta.
Ya en el vértice  hicimos las correspondientes fotos ya que Juan y Pepa iban super preparados con las cámaras de fotos y damos marcha a los gps y decidimos ir hacia CONTRAVIESAS.  Surgió así porque el sol nos iba a dar de cara y nos molestaría mucho, decisión de equipo. Al final todos nos alegramos pero mas adelante cuento el porque.
Vamos en ruta y seguimos comentando de nuestro día a día  como nos va y esas sensaciones tan apetitosas del momento llegando ha Valdunciel. Seguimos pedaleando y un aire que nos soplaba de cara que lo hacia algo mas duro el paseo, pero a lo lejos se veían unos biciclistas, dándonos mas fuerza y ánimos para pedalear. También digo que rebuscamos en la mochila las chinchetas y clavos por si acaso, pero no hicieron falta ya que eran unos desconocidos, aunque poco después  un par de kilómetros o tres, nos pasa lo mismo pero un grupo mas elevado de   ciclistas. Era el equipo AZUL, guardamos todo, chinchetas y clavos porque había que jugar legal y ellos nos dicen que girásemos a la izquierda. Todo paso muy rápido, se escucharon risas, ánimos  etc fue reciproco asique todo pintaba muy bien. Pero llegamos a un punto que el gps dice una cosa y no se puede, hay una autovía  la de la plata que no podemos atravesar, pero vemos un puente y decidimos cruzarlo para que nos llevara a Castellanos de Villiquera y hay el vértice de Contraviesas. Otro mas, y ya van dos, con fotos y risas incluidas, en la que comemos algunos víveres que llevábamos cada uno.

Continuamos el viaje dirección el VISO, nuestro tercer vértice que continuamos con el viento de cara pero de menor dificultad que al principio o porque ya íbamos calientes de la ruta. Pasamos por Arroyo de la Encina volvemos a cruzar la autovía de la ruta de la Plata, pasamos Monterrubio de la Armuña, caminos solitarios, sin rastro de otros abececletos.. Subimos la cuestecita de la ermita y aqui el tercer vértice  Donde comemos otro poco y seguimos en la ruta hacia el cuarto y ultimo, el TORPEDERO. El nombre nos gustaba poco, algo raro había que hacia desconfiar. Llegamos a Castellanos de Moriscos y continuamos, pero con mas dificultad ya que los caminos tenían mas agua y mucho mas barro. A poco mas de 2 kms, vemos el cuarto vértice  pero en un terreno impracticable hasta para ir a pie. La bici no daba mas de si, 5 metros pedaleando y otros 5 parado quitando los barros para poder trazar e intentar moverse por los caminos. Tras varios minutos así  llegamos al vértice  hacemos las fotos correspondientes, comemos, ya había gente con el turrón y no es navidad jajaj pero sentó de muerte, al igual que los 40 gramos de avellanas que eran vitales para terminar la ruta. Toda vitamina era poca para el regreso, aunque ya estaba todo hecho. Era el final del trabajo del gps.
El siguiente trabajo era bajar la cuesta de barro y llegar a Pedrosillo el Ralo para limpiar las bicis. Como estaban!! pero como quedaron después..  mejor que de Nuevas! jejej por eso aquí acertamos en ir a  CONTRAVIESAS antes que a TORPEDERO.
Ya de vuelta a Wurzburg, pasamos por Castellanos de Moriscos todo por carretera, y el equipo estaba tan fuerte que subió la media de la ruta. Había ganas de llegar y tomar la cerveza de rigor. Pasamos también por el polígono de Villares y se notaba lo cerca que estaba la victoria, una gran ruta y mas ganas de volver a juntarnos para repetir la hazaña. Asique ya en el parque, aparcamos las bicis y derechos al bar, saludando a los dos equipos, Naranja y Rojo que habían llegado antes que nosotros, y a los organizadores. Repusimos fuerzas, pasamos los tracks, fotos, comentamos la ruta y demás historias..y repitiendo que nos lo pasamos de muerte, muchas risas y con ganas de volver a repetirlo.
Mucho gusto poder participar. nos seguiremos viendo en los caminos, y a los no presentes en la ruta que en cuanto puedan se junten y la hagan.
Animo Equipo Verde!! Hasta la próxima, mas y mejor!!

Pacasbo 

Publicar un comentario