30/6/10

Integral Batuecas

INTRODUCCION

El Valle de las Batuecas es un valle mágico, empapado de leyendas e historia, y, ante todo, un lugar simplemente maravilloso, un paraje natural excepcional en el que disfrutar de la naturaleza en pleno estado.

Pocos lugares hay en España con tanto atractivo como este valle de la provincia de Salamanca, cercano a La Alberca. Además, al ser un paisaje bastante poco explotado turísticamente, es todo un privilegio poder pasear entre la naturaleza del Valle de Las Batuecas.

El Valle de Las Batuecas
incluso tiene una expresión propia recogida por el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Estar en Las Batuecas
es sinónimo de estar absorto o embelesado. Sin duda alguna, este es la sensación que pueden sentir los visitantes al disfrutar de este valle, una sensación de estar en otro mundo, poder mirar hacia el interior de uno mismo mientras se recorren inmensos bosques mediterráneos y se observan las escarpadas montañas que lo protegen.

Muchas son las leyendas que se han creado alrededor del Valle de Las Batuecas. En un principio, y ante el miedo a lo desconocido, se creyó que en este valle habitaban demonios y sectas ocultas, por lo que los pastores de la zona no se atrevían a poner pie en él. A la par, también, de nuevo ante lo desconocido, se hablaba del valle como un lugar paradisíaco. Esta zona, de las menos conocidas de Castilla y León, ha sido objeto de todo tipo de leyendas e historias. Sea como sea, nunca ha conseguido pasar desapercibido e incluso el gran autor Lope de Vega dedicó unas líneas al Valle de las Batuecas para describirlo como un lugar de perpetua felicidad. Finalmente, y ya en siglo XX, se ha descubierto el valle como lo que realmente es, un lugar extremadamente bonito, uno de los grandes parajes de la península ibérica.

En el Valle de Las Batuecas nos encontramos ya restos de vida desde la Prehistoria, dado los descubrimientos de las cuevas rupestres de la zona. Las pinturas rupestres ya fueron mencionadas por Lope de Vega; sin embargo, no es hasta el descubrimiento de la cueva de Altamira, cuando se empieza a investigar sobre el arte rupestre del Valle de Las Batuecas. Todas las pinturas rupestres que han sido encontradas hasta el momento, aún siguen encontrándose nuevos focos, datan del Neolítico y del Calcolítico y se caracterizan por su marcado contenido simbólico.

El Valle de las Batuecas como enclave natural es una zona de bosque mediterráneo, atravesada por el río Batuecas en las que nos podemos encontrar unas vistas excepcionales, la famosa cascada del chorro, pinturas y cuevas rupestres, roquedos y una gran diversidad de fauna y flora. Paseando a lo largo y ancho del valle podemos encontrarnos cultivos de cerezo, castañares, bosques de pino silvestres, abedules, buitre negro, cabra montés...
Dentro de este precioso Valle de Las Batuecas nos encontramos el Parque Natural del mismo nombre, que fue así catalogado en Junio del año 2000.

Este Valle inmerso en la Sierra de Francia, en Salamanca, es un lugar maravilloso que esconde una gran cantidad de secretos, mitos y leyendas, lugar mágico donde los haya, a la par que muestra unos de los paisajes más bonitos de la península ibérica, que combinan muchas tonalidades de verdes con riachuelos, bosques, cascadas, cuevas y pinturas rupestres. Simplemente, excepcional.



Ruta circular.Integral Batuecas © pauprin

Hora de salida: 10:10:00

Hora llegada: 19:27:54

Distancia ruta: 18.86 Km.

Altura min.: 589 m

Altura máx.: 1505 m

Desnivel máx.: 916 m

Ascenso acumulado.: 1073 m

Pendiente máx.: 60.2%

Mucho tiempo atrás me surgió la idea de poder hacer una ruta circular que integrara el valle de las Batuecas, con el Chorro, parte de los enclaves con pinturas rupestres y los montes circundantes y que se hiciera en un día, y esto fue lo que surgió.

Buena mañana de principios de primavera, partimos del aparcamiento del monasterio de las Batuecas a eso de las 10:00 h, adentrándonos por la senda más conocida que nos lleva al chorro. Bordeamos la tapia del Monasterio, chuzamos el puente sobre el Arroyo Barrigoduro y la carbonera. A unos 1.200 m del punto de partida tomamos un desvío a la derecha que asciende y nos aleja del ríoDicha senda no muy bien marcada y fácil de pasársela de largo, primero asciende después a media ladera y de nuevo en ascenso nos lleva hacia Las Pinturas Rupestres de La Cabra. (Km. 3.700)Debemos de chuzar un arroyo donde desaparece la senda. Bonito paraje situado en el arroyo La Paya y a media ladera con bonitas vistas

Rodeada de Altos roquedos de Cuarcita.Después de un tentempié y unas cuantas fotografías, volvemos a cruzar el arroyo y nos disponemos a afrontar la parte más dura de la ruta


Siempre con el cauce a nuestra izquierda, y por una ladera muy empinada entre encinas y roquedos en los que abundan las cabras montesas.En torno al Km. 4,700 de ruta y después de 1 Km. de duro ascenso (+ ó - 300 m) abandonamos el arroyo y nos desviamos a nuestra derecha con el fin de bordearos unas paredes en las que abundan nidos de buitres.El la base de estos acantilados, por una senda poco marcada en la que abundan las plumas y excrementos de carroñeros,que nos dirige a una pequeña portilla que superamos.El sendero por el que transitamos nos encamina hacia la Peña del Huevo y después hacia la Alberca.

Poco después de superar el collado (Km. 5,400) abandonamos la senda y después de atravesar unos 100 a 150m de zona de monte bajo hasta alcanzar una pista para todo terrenos.

Esta pista traza una vuelta, cambiando de ladera del monte, con vistas hacia el Norte, hacia La Alberca, río Francia y Peña de Francia. Después de bordear la Peña Carbonera donde se sitúa una Torre de vigilancia, la pista crestea hasta llevarnos a un monte (p.m. 211) punto mas alto de la Ruta (1.505m). Buen lugar para Almorzar y disfrutar de las vistas que este magnifico día nos brinda.

Hacia el Este, con la Sierra de Bejar al fondo.

Hacia el Norte: Peña de Francia y Meseta.O hacia el Sur: Valle Batuecas y Hurdes.Son las tres de la tarde cuando decidimos reanudar la ruta, por lo alto de la cuerda, ahora ya sin pista ni senda. Vamos cresteando unos 800 m, donde el terreno se vuelve mas agreste, teniendo que abandonar la cresta y ladeando hacia el Norte hasta alcanzar otra pista de vehículos que nos lleva hasta un collado cruce de caminos donde hay un chozo restaurado y en muy buenas condiciones. Buen sitio para pernoctar en caso necesario. (Km. 9,500)En este lugar abandonamos la pista y continuamos hacia el Oeste por un sendero muy bien marcado que nos dirige hacia el puerto de Monsagro. (Km. 10,400) Superado éste, la senda se encamina hacia el Sur donde cruzamos zonas de canchales de monte bajo (Brezo) y de pinares.En torno al Km. 12,300 nos dirigimos hacia el Este, cresteando por la divisoria del río Batuecas y el Arroyo del Chorro por una zona de grandes lanchas de Cuarcita donde abundan los Icnofósiles (pistas del andar o desplazarse de animales fósiles). Buen lugar para realizar una panorámica del camino hasta ahora realizado.Continuamos cresteando unos 1.000 m donde nos precipitaremos cada uno como buenamente puede ladera abajo hasta alcanzar en cauce del arroyo del ChorroDonde encontramos una muy poco marcada pero bonita senda, plagada de pequeñas cascadas y rápidos del arroyoContinuamos cauce abajo.Hasta llegar al Chorro (km. 14,200)Son las seis y cuarto de las tarde cuando abandonamos este paradisíaco paraje, continuando la ruta ya por una senda bien marcada como transitada que nos trasladará de nuevo hacia el Monasterio. Por la margen Izquierda del Arroyo del Chorro primero

y del río Batuecas después.

Hasta llegar al puente sobre el Arroyo Barrigoduro. Bordeamos el Monasterio.

Hasta llegar al final de la ruta hacia las siete y veinticinco de la tarde, con un recorrido total de 18,400 km.


wikiloc

Publicar un comentario